La inesperada belleza azul

Hace sólo unos meses irrumpió en mi vida un capricho inesperado: una nueva guitarra.

Durante 25 años, mi fiel Epiphone me ha dado todo lo que necesitaba y mucho más. Y me lo seguirá dando. Es una guitarra especial, con una calidad muy superior a su precio y una fiabilidad a toda prueba. Es, con diferencia, la guitarra que menos varía su afinación de cuantas he probado, incluso con cambios acusados de temperatura. Aun así, siempre ha estado presente el deseo de poseer una Gibson. Cualquier guitarrista te dirá que no le importaría poseer un arsenal ilimitado de guitarras, y si bien yo no soy una excepción, también es cierto que soy un tipo bastante práctico, así que siempre he sido comedido y racional en ese sentido. No obstante, siempre está presente el deseo de contar con un instrumento de calidad excepcional, una concesión especial.

Leer más

Actualizando mi querida Epiphone

  • LP-100
  • LP-100-2
  • LP-100-3
  • LP-100-5
  • LP-100-4
  • LP-100-6

Durante el último fin de semana he sometido a mi querida Epiphone a un proceso de cambio de pastillas. Aún mantenía las originales del año 93, así que decidí que podía ser una buena idea experimentar con una actualización intentando no perder la esencia de su sonido.

Tras un cuidadoso proceso de selección, efectuado junto con un compañero de andanzas musicales, ambos decidimos darle una oportunidad a las pastillas Iron Gear. Era la primera vez que sometía a la guitarra a un cambio tan relevante, así que fue toda una experiencia, pero muy gratificante.

El resultado no ha podido ser mejor. El sonido es más claro y el ataque es más evidente y natural pero, por encima de todo, sigue manteniendo la misma esencia sonora. Resultado conseguido.